Traumatismos

Traumatismos

Son lesiones que se producen por golpes fuertes o caídas, la piel y los tejidos se dañan, se rompen los vasos sanguíneos y aparecen moratones o hematomas. En ocasiones, los traumatismos pueden ser más graves, hablamos de cuando los huesos llegan a fracturarse o romperse, o se sufre una desviación en alguna articulación provocando una luxación en la misma. Un hueso roto por traumatismo puede llegar incluso a romper la piel formando una herida que se puede infectar con facilidad. Para que la estructura dañada vuelva a recuperar su funcionalidad es necesaria una cirugía reconstructiva. A veces no se aprecia una lesión significativa pero el golpe puede haber dañado estructuras profundas del cerebro por ejemplo, si el impacto ha sido en la cabeza, provocando una contusión, pérdida de conocimiento y consecuencias más severas.